¿Que es la inseminación Artificial/intrauterina?
La Inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida que consiste en depositar el semen previamente preparado en el laboratorio en el útero de la mujer.
¿Que pruebas medicas hay que realizar para hacer una Inseminación Artificial?
Primero se realiza una ecografía el tercer día del periodo para ver el estado de los ovarios, y el recuento de los folículos antrales.
Histerosalpingografía para confirmar la permeabilidad de las trompas de Falopio, la cavidad del útero. Es necesario que al menos una de las trompas este en condiciones óptimas para realizar una IA.
Analítica hormonal completa, incluyendo la hormona antimulleriana que es la que nos dará los datos de como se encuentra nuestra reserva ovárica. La reserva ovárica es un concepto que engloba tanto la cantidad de ovocitos (óvulos) que le quedan a la mujer como la calidad de los mismos.
Seminograma (análisis de semen), para confirmar que una vez potenciado quede apto para fecundar los ovocitos que estén esperando en las trompas de Falopio.
¿Cómo se realiza una Inseminación Artificial?
Primero se realiza una estimulación ovárica controlada mediante ecografías para medir el crecimiento correcto de los ovocitos, y poder inducir la ovulación mediante una inyección de CHG (recombinante), 36 horas después se procederá a la realización de la IA. El día de la inseminación, se ha de entregar una muestra de espermatozoides obtenida por masturbación, es importante que no se utilicen lubricantes y la zona este bien higienizada para no contaminar la muestra, dicha muestra se entrega al laboratorio 1 ó 2 horas antes de la inseminación, la cual es procesada para recuperar los espermatozoides móviles y concentrarlos en un volumen pequeño, se debe contar con al menos 2-3 millones de espermatozoides con movilidad progresiva para realizar la inseminación. Una vez capacitada la muestra se procede a realizar la inseminación, mediante el empleo de una cánula se depositan en el útero, evitándoles así el largo recorrido que de forma natural deberían realizar desde la vagina a la trompa, lugar donde se produce la fecundación. El proceso es indoloro, y se realiza en cuestión de minutos. La paciente es dada de alta y normalmente se le suele indicar la administración de progesterona para mejorar la implantación en el útero mejorando así las posibilidades de éxito, se recomienda seguir con el tratamiento de progesterona hasta la semana 12 de gestación.
Lo recomendable es que si después de 3-4 ciclos de inseminación no se consigue embarazo, las probabilidades de conseguirlo mediante esta técnica desciende estadísticamente y por tanto se aconseja pasar a Fecundación in vitro.