La prueba del tercer día se hace para valorar el estado de tres hormonas que nos dirán si hay problemas de fertilidad, la hormona foliculoestimulante (FSH), la hormona luteinizante (LH) y el estradiol (E2).

La FSH la segrega la hipófisis y estimula la producción de estradiol y óvulos durante la primera parte del ciclo. Una concentración elevada de FSH indica junto a otros factores que la reserva ovárica es baja, esto no quiere decir que sea imposible el embarazo, pero si que nos dará mas dificultades conseguirlo.
La prueba de la FSH se realiza para detectar si hay problemas en el desarrollo sexual, la menstruación y la fertilidad. Sirve para diagnosticar el síndrome del ovario poliquístico, los quistes ováricos, las irregularidades del ciclo menstrual y la infertilidad.

La prueba de la LH (hormona luteinizante) que también la segrega la hipófisis. En la mujer, los niveles de LH aumentan a mitad del ciclo, y al cabo de 24 a 36 horas se produce la ovulación. Los niveles elevados de LH pueden ser señal de diferentes problemas, como la insuficiencia ovárica y el síndrome del ovario poliquístico.

El estradiol es la forma de estrógeno más importante. Se genera principalmente en los ovarios, la corteza suprarrenal y la placenta, y es responsable del desarrollo de las mamas, de los genitales externos, del útero, de las trompas de Falopio y de la vagina.

Los valores de referencia para el estudio de la FSH, la LH y el E2 pueden ser distintos entre un laboratorio y otro, por tal se recomiendo una vez se tengan los resultados acudir al medico.