Un seminograma es un estudio para analizar las características del semen. El seminograma completo incluye el estudio de las células que hay en el semen, esencialmente espermatozoides, y el estudio del líquido seminal donde hay otros componentes fundamentales para la calidad de los espermatozoides como son la fructosa, el zinc y otros.

 

Como se realiza un seminograma:

 

Para valorar adecuadamente un seminograma hay que comenzar con una adecuadas condiciones de recogida de la muestra. La situación ideal es tomar la muestra en el mismo centro donde se va a realizar el análisis, siempre que éste tenga una sala adecuada. El tiempo que puede transcurrir hasta entregar la muestra, los cambios de temperatura, la repulsa o intranquilidad por un habitáculo con condiciones higiénicas o de aislamiento inadecuado pueden alterar la calidad seminal.

Son condiciones importantes el no haber sufrido procesos febriles o inflamatorios en los 60 días previos, la posibilidad de reducir la toma de medicación al máximo y no encontrarse bajo los efectos de altos niveles de estrés.

El tiempo de abstinencia, es decir el número de días sin eyacular previo al seminograma tiende a ser cada vez más bajo. Se recomendaban de 3 a 5 días, pero según los estudios actuales 2 ó 3 podrían mostrar seminogramas de mejor calidad.

Los valores sobre la normalidad de un seminograma han ido variando el los últimos años, los rangos de concentración , movilidad y normalidad cada vez son más bajos, lo que conlleva a pensar en que la calidad espermática de los varones está decayendo. En las tablas siguientes podéis ver la comparación entre los valores anteriores y actuales de la OMS.

 

 

Un solo seminograma no es valorable, al menos hay que hacer 2 o incluso 3 para valorar adecuadamente la fertilidad de un varón. Evidentemente las variaciones a la baja de concentración o movilidad dificultan la fecundación, pero mientras haya espermatozoides y se muevan existe posibilidad de lograr embarazos, incluso de forma natural. Lógicamente será más difícil pero no imposible.

Quizá el valor más asusta a los pacientes es el de las formas. Podéis observar que el rango normal es tan sólo tener al menos un 4% de formas normales. teratozoospermia, que es tener menos de un 4% de formas normales, no está relacionada con problemas genéticos o de malformaciones en el futuro bebé. Existen datos sobre la escasa influencia de este parámetro en la infertilidad.

Una vez hecho el seminograma podemos encontrarnos con los siguientes diagnositcos:

 

Normozoospermia: Los valores están normales Oligozoospermia: La concentración de espermatozoides (nº de espermatozoides por ml) está por debajo de los valores normales.

 

 

Teratozoospermia: Menos de un 4% de formas normales, no está relacionada con problemas genéticos o de malformaciones en el futuro bebé. Existen datos sobre la escasa influencia de este parámetro en la infertilidad.

 

Criptozoospermia: La concentración es de menos de 1 millón de espermatozoides por ml.

 

Azoospermia: No hay espermatozoides en el eyaculado. En este caso puede obtenerse mediante biopsia testicular.

 

Astenozoospermia: La movilidad de los espermatozoides está por debajo de los valores patrón.

 

Leucocitospermia: Aparecen leucocitos en semen en un número elevado, nos orienta a pensar en procesos inflamatorios o infecciosos.

 

Hematospermia: Sangre en el semen.